Destacados

Tradición y modernidad en la cultura coreana

07 / 01 / 2019

Tradición y modernidad en la cultura coreana

La cultura y la historia asiáticas no solo sorprenden al mundo por su riqueza y su aporte al conocimiento humano, también sirven para transmitir valores dentro de sus propias comunidades y para recuperar vínculos perdidos.

Ese es el caso de la antigua lucha coreana, el ssrium, que acaba de recibir el reconocimiento de la UNESCO como patrimonio cultural de la humanidad. Estas artes marciales tradicionales son compartidas por Corea del Sur y del Norte, países enfrentados durante décadas y que, sin embargo, comparten historia y costumbres ancestrales. Precisamente, fueron ambos países quienes presentaron la candidatura ante la UNESCO y han dejado entrever con esa acción una esperanza para la reconciliación.

Por su parte, Corea del Sur ha experimentado un crecimiento industrial y comercial sin precedentes en su historia, solo comparable a las experiencias de Japón y China. En la actualidad, no solo fabrica los dispositivos de reconocidas marcas internacionales, sino que desarrolla su propia tecnología y marcas. Samsung, Hyundai, LG, son solo algunas de las marcas coreanas que son parte de nuestro entorno cotidiano.

Pero no todo es ancestral o tecnológico en la cultura asiática. El K-Pop, el formato de bandas juveniles contemporáneas, es cada vez más popular en el mundo. Pese a tener sus raíces en la música pop norteamericana y de basar sus composiciones en el formato occidental, el pop coreano ha desarrollado su propia identidad y actualmente congrega fans en todo el planeta.

Para más información sobre esta cultura, puedes echar un vistazo a nuestro Máster en Lenguas, Culturas y Relaciones Comerciales con Asia oriental.

Más información


Entidades colaboradoras

Aula ArcadeCentro Cultural ItalianoCERMI AndalucíaUniversidad de CádizUniversidad de CórdobaUniversidade da CoruñaUniversidad Internacional Menéndez PelayoUniversitat Jaume IUniversidad Pablo de OlavideUniversidade de Santiago de CompostelaUniversidade de Vigo