Destacados

Goodbye, Barcelona: La experiencia de traducir los subtítulos de un musical

24 / 09 / 2015

Fuente: www.cvc.cervantes.es

Goodbye, Barcelona es un musical escrito originalmente en inglés que se estrenó en 2011 en el teatro Arcola de Londres.

Goodbye, Barcelona es un musical escrito originalmente en inglés que se estrenó en 2011 en el teatro Arcola de Londres. Para escribir la obra, sus autores, Judith Johnson y KS Lewkowicz, se inspiraron en los relatos personales de los combatientes de distintas nacionalidades que se unieron a las Brigadas Internacionales para luchar en la Guerra Civil en favor de la República. La obra tuvo muy buena acogida de crítica y público, y, en Barcelona, se estrenó en 2013 una versión catalana en el Teatro del Raval, traducida por Eva Rossel (texto) y David Pintó (canciones).

Desde su estreno en 2011, el texto original de la obra ha sufrido diversos cambios. Por ese motivo, KS Lewkowicz me encargó traducir al catalán los subtítulos de la última versión inglesa en escena para su presentación en Barcelona. Puesto que ya había una versión catalana, el autor pensó que, especialmente en el caso de las canciones, que sin duda es la parte más difícil de traducir, bastaba con hacer un trabajo de corta y pega. Como siempre, la traducción corría mucha prisa (¡la necesitaban en dos semanas!), pero por mi amistad con el autor, así como por el hecho de que la obra —que había visto representada en Barcelona— me encantaba, decidí aparcar lo que estaba haciendo en ese momento y aceptar el encargo. Dado que nunca había traducido subtítulos, el reto me pareció, además, doblemente interesante.

Naturalmente, como ya sospechaba, al comparar las versiones inglesa y catalana del texto y las canciones, enseguida me di cuenta de que no cabía hacer un «corta y pega» sin más. La versión catalana era excelente: la letra se acoplaba al ritmo de la música, y el texto conservaba los toques épicos, de humor, de ternura e incluso la gracia de las bromas soeces sin desmerecer en absoluto el nivel literario del inglés. Era una buena traducción para el teatro. Pero no encajaba frase por frase con lo que decían los personajes en inglés en escena. En el caso de las canciones, la distancia era aún mayor.

Le conté a KS Lewkowicz el problema: cualquier espectador que supiera aunque solo fuera un poco de inglés pensaría que la traducción estaba mal. Le aconsejé que era mejor atenerse a una traducción más literal para evitar el desconcierto del espectador entre lo que oía y lo que leía en la pantalla. La versión catalana era una versión para ser representada, no para ser leída en subtítulos. El autor agradeció mis observaciones y entendió que había que hacer una nueva traducción. Pero no había tiempo. Tenían programada una rueda de prensa y los viajes desde Londres del autor y el director… La fecha no podía cambiarse.
(...)

Más información


Entidades colaboradoras

Aula ArcadeCentro Cultural ItalianoCERMI AndalucíaAteneum Szkoła WyższaUniversidad de CádizUniversidad de CórdobaUniversidade da CoruñaUniversidad Internacional Menéndez PelayoUniversitat Jaume IUniversidad Pablo de OlavideUniversidade de Santiago de CompostelaUniversidade de Vigo